Carmen Machi y Quim Gutiérrez rompen clichés con ‘Amor de madre’ en Netflix: «El gag por el gag puede resultar hasta aburrido» – Noticias de cine

[ad_1]

La película, dirigida por Paco Caballero, se estrena en la plataforma de ‘streaming’ este viernes 29 de abril.

Las paradisíacas Islas Mauricio y una luna de miel de auténtico lujo son dos de los ingredientes principales de la nueva película española de Netflix, Amor de Madre, pero, si piensas que estás ante una de esas típicas comedias románticas en la que una joven pareja sufre algún tipo de terremoto afectivo antes de volver al final feliz al que parecían destinados desde la primera escena, olvídate de eso.

La pareja protagonista de la nueva comedia de la plataforma de ‘streaming’, dirigida por Paco Caballero, no es un joven matrimonio que acaba de pasar por el altar, sino una madre y su hijo interpretados por Carmen Machi y Quim Gutiérrez, que tratan de aprovechar el viaje no reembolsable después de que el joven haya sido plantado en el altar en plena boda. Para empeorar aún más la situación de José Luis, a su llegada al resort de lujo se encuentra con una tajante encargada -con la que es imposible no morir de risa y que interpreta Yolanda Ramos- que les informa de que algunos de los beneficios del hotel son solo para recién casados, por lo que deciden mantener la farsa y fingir que son pareja.

Pero lejos de lo que pueda parecer en su premisa inicial, Amor de Madre se dedica en cuerpo y alma a la difícil tarea de romper clichés. No los mencionaremos aquí para no arruinar la historia pero que, en conjunto y tras casi dos horas de entretenimiento, son lo que termina haciendo que Amor de madre sea una película genuina en su contexto.

Rompiendo clichés y pasando del ‘gag’ por el ‘gag’

«Y luchamos mucho para que eso fuera la clave de la película», asegura Carmen Machi en entrevista con  SensaCine con motivo del estreno de la cinta en la plataforma de la gran N este viernes 29 de abril. Un debut que coincide con el fin de semana en el que se celebra el Día de la Madre en España y que no es para nada casual porque, en primer lugar, la premisa siempre fue «hacer un homenaje a las madres», apunta la actriz.

«El guion tenía una base fantástica. Se quería contar una historia y como primera premisa estaba que se quería se homenajear a las madres, a través de a través del hijo y de los propios guionistas, y también que se trataba una comedia», explica Machi sobre lo que hace tan diferente Amor de Madre a otras películas «de su especie» y que, en definitiva, fue lo que le «hizo decir un ‘sí, quiero’ al guion».

No queríamos que no se quedara en que era una comedia, sino que ese humor sirviera como vehículo para contar una gran historia, para contar unos grandes temas [Carmen Machi]


Quim Gutiérrez está con ella al 100%: «El gag por el gag puede resultar hasta aburrido», apunta el actor reconociendo que, en su caso, siempre que trabaja en una comedia se obsesiona con buscar explicaciones y en dar con los grandes temas de cada proyecto que «lo alimentan un poco más». Una conexión extra con su compañera al frente de la cinta que consigue quedar plasmada por completo en pantalla.

«Para mí es un alivio no ser el único pesado», reconoce en referencia a Carmen Machi, también una perfeccionista. «Compartíamos esa pesadez con gracia. Fue fantástico». «Estábamos los dos subidos en el mismo barco», apunta ella. «Nos interesaba realmente contar esta historia. ¿Que lo conduce el humor? Fantástico. ¿Que lo denominamos comedia? Genial. Pero lo primero es que los grandes temas estén tocados muy en serio para poder luego disfrutar de la comedia que tiene».

De la escena de la crema al ‘Dirty Dancing’. El secreto está en la química

Amor de madre, como imaginarás si ya te has muerto de risa viendo el tráiler que encabeza estas líneas, está repleta de escenas y momentos realmente divertidos. Sin embargo, todo es diferente detrás de las cámaras y, a veces el momento más sencillo a ojos del espectador, tiene un gran valor para los implicados. Especialmente cuando es fruto de un gran esfuerzo y trabajo.

«Hay una coreografía de un baile que puede parecer sencilla pero que nos la curramos mucho», recuerda Carmen Machi. «Hicimos una coreografía calcada de Dirty Dancing, pero luego, por montaje y metraje, parte cae. Es normal. Pero fue un reto. Tuvimos un coreógrafo muy peculiar de la zona, que era un poco nervioso». Se nota que pasaron ciertos estragos rodándola, porque Quim Gutiérrez rápidamente secunda a su compañera de baile: «Iba muy rápido, nos daba los pasos como si fuéramos bailarines. Y eso que somos ambos muy duchos en el baile. La Señora Machi y yo damos muy bien el pego, pero el tío iba muy rápido».


Puedes pensar ‘qué divertida va a ser esta toma’, pero cuando la has hecho 57 veces pues de divertida no tiene nada [Carmen Machi]

«Ojalá fuera todo una toma», fantasea la actriz. «Pero no. Así que yo me quedo con todo lo que teníamos juntos», señala incapaz de escoger el momento que más ha disfrutado de la película. Igual le ocurre a Quim, quien se siente afortunado de haber podido protagonizar una serie junto a una actriz como Carmen Machi, a la que asegura que admira mucho y le ha servido como ejemplo en muchas ocasiones: «Ella no lo sabe, pero yo he visto cosas de Carmen para copiarla. Es muy difícil hacer lo que hace en el registro en que lo hace, que te lo creas, que no esté pasado».

«Y mola mucho dar con alguien que parece que no hace con naturalidad y que en realidad es extremadamente precisa», añade. «A me gustaría serlo también y lo disfruto mucho».

El rodaje en Islas Mauricio, un «bendito pero puñetero milagro»

Amor de Madre no solo está ambientada en las Islas Mauricio, sino que es el lugar al que se trasladó el equipo de la película para llevar a cabo un rodaje que, en aquel momento, no sabían que se iba a prolongar durante más de un año. El motivo, como habrás adivinado, fue la crisis de la Covid-19, así que, como la propia Carmen Machi no duda en afirmar en su entrevista con SensaCine, terminar el rodaje de la cinta que está ahora a punto de estrenarse en Netflix, «fue un bendito pero puñetero milagro».

Ella lo explica con muchísima gracia, pero conseguir rodar la película al completo supuso un auténtico periplo para todo el equipo. «Nos hemos ido mogollón de veces a Islas Mauricio», comienza divertida. «Fuimos justo a finales de febrero de 2020 y a mediados de marzo hubo una pandemia que confinó al mundo entero. Nosotros estábamos en ese momento en un paraíso, en una isla que se cerró con los primeros casos y que, por lo tanto, nos permitió seguir rodando mientras el mundo se desmoronaba». 

Era paradójico estar haciendo una peli de risa mientras estaba ocurriendo lo que estaba ocurriendo

«Hubo un momento que nos tuvimos que volver, que no era fácil, pero habíamos rodado una parte de la película realmente pequeña», explica Machi. «Así que había que tomar una decisión: ¿Se sigue rodando la película o la dejamos aquí? Y se decidió que la película continuara». 


Sin embargo, el regreso a Islas Mauricio estuvo acompañado de diversos problemas también derivados de la Covid y, finalmente, decidieron «no volver a Mauricio nunca más» e irse a Tenerife. Aunque allí también les pasaron muchas cosas. «Pero todo esto con mucha risa», señala divertida.

«El anecdotario es vasto y variado y tiene todos los colores» continúa Quim destacando el valor de estar viviendo juntos una situación tan excepcional. «De alguna manera, el viaje personal que hacen José Luis y Mari Carmen ha ido en paralelo al viaje personal que hicimos nosotros».

Para ellos es un viaje que empieza con una premisa muy complicada para él pero que progresivamente se convierte en un viaje de autodescubrimiento y de descubrimiento del otro. Y, de alguna forma, va en paralelo al viaje de descubrimiento que que nosotros hicimos [Quim Gutiérrez]

Amor de madre se estrena en Netflix este viernes 29 de abril.

[ad_2]